El Conocimiento implica dolor, Este tipo de Dolor...Fortalece el Espíritu !!!
(Comente, y razone nuestros artículos con sus autores...luego, comparta-los.)
Actualmente nos leen en:
Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

¿Misericordia docente?

No existe nada peor para una institución que se dice cristiana propugnar valores que dicen relación con el respeto y la dignidad de las personas, pero a  la vez hacer todo lo contrario para denigrarlas y humillarlas personal y laboralmente. Más aún erguirse como baluarte en la moralidad, pero llevar adelante acciones que a lo menos son poco rectas y pulcras. En ese sentido resulta tan contradictorio hablar de misericordia en cuanto sentimiento por aquel que sufre, pero al mismo tiempo impulsar medidas que lo único que hacen es causar daño y menoscabo.

Es que acaso la misericordia de Dios (como señala un cristiano católico), expresada en algunos de sus representantes en la tierra, implican llevar adelante prácticas que no son más que la expresión bellaca de quien hace uso y abuso de un poder (circunstancial)

Días atrás nos hemos enterado del despido de un sinnúmero de profesores de colegios católicos de la zona: Instituto de Humanidades Concepción, Chiguayante y Madres Domínicas por ejemplo. En todos ellos operó eso que llaman “razones o estructuración de la empresa”, la excusa o argumento perfecto para deshacerse de personas que no cumplen al parecer con los “designios” o “mandatos” del colegio, fundación o de alguna autoridad de turno. Se trata de expulsar (despedir) a quienes son vistos como personas que alternan el orden (su orden), transgreden la convivencia (su convivencia) interna o la forma que tiene dicha institución de ver/imponer las cosas.

El argumento de la “necesidad de la empresa” es curioso por decir lo menos, más aun cuando escuchamos a los altos dignatarios de la Santa Iglesia pontificar que la educación no debe(ría) estar en función de las lógicas del mercado. Peor aún, vociferar que los profesores son lo más importante, cuando en la práctica son tratados como objetos o productos desechables.

Entonces ¿dónde queda el discurso de respeto a la dignidad de las personas?, ¿dónde quedó la misericordia con la cual tanto se hace aspaviento? Parece ser que ciertas instituciones que funcionan bajo un discurso basado en “valores cristianos”, operan bajo una lógica mercantil y abusiva. Se prohíbe y colocan trabas para la formación de sindicatos, se maniobra con contratos a plazo fijo, exponiendo a los docentes a la precariedad laboral y la incertidumbre cada fin de año; se despiden profesores que “curiosamente” han participado de paros y movilizaciones, mientras que a otros se les intimida con reducción de horas.

Parece ser que el límite o la relación entre la misericordia, hipocresía y maledicencia es tan imperceptible y transversal que una institución o persona lo puede encarnar al mismo tiempo. Por eso, como dice el dicho “por sus obras los conoceréis”.

 

Danny Gonzalo Monsálvez Araneda. Doctor en historia.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl