El orgullo en exceso, como forma de vida, da paso a la arrogancia, esta es , sin lugar a dudas un elemento contaminante en las relaciones humanas y en las comunicaciones. ...pero además, ¡¡¡ contribuyen a la soledad y generan enajenación social!!!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Coronavirus: ¿Causa o gatillo?

Carlos Bonifetti Dietert

Ingeniero C. Mecánico UdeC. Ambientalista.

La metáfora de la gota que puede desbordar el vaso, o la de un  proverbio árabe, ‘la paja que pudo quebrar el lomo del camello’, ilustran sobre cómo los sistemas sobrecargados son muy sensibles a pequeñas perturbaciones. Las trae a colación Ugo Bardi en su blog “Cassandra’s Legacy”[1] y se pregunta: “¿podría la pandemia del COVID-19 ser la gota que colma el vaso de la economía mundial?”

Como hemos estado analizando en diversos artículos de este semanario sobre crecimiento y desarrollo, y el camino que está siguiendo el mundo y nuestro país sigue siendo el mismo, a pesar de todo lo dicho: crecer y crecer, me veo en la necesidad de aplicar una ‘variación sobre el mismo tema’. Comenta sobre esto,  Bardi: “al igual que un camello sobrecargado, la economía mundial se ve afectada por al menos dos enormes cargas: 1) El aumento de los costos de producción de los recursos minerales (no debemos engañarnos por los actuales bajos precios del petróleo: los precios son una cosa y los costos, otra), y 2) La contaminación, incluyendo el cambio climático, que también carga sobre la economía. Y debemos estar de acuerdo con él.

Los dos factores mencionados determinan una condición de «sobre-carga», y ocurre cuando un sistema económico consume más bienes naturales (recursos) de los que la naturaleza puede recuperar o reemplazar. ¿Pueden notar que esto está sucediendo en Chile desde hace ya bastante tiempo? Más temprano que tarde, una economía que cae en excesos tiene que aceptar la realidad. Significa que no puede continuar creciendo, sino que debe disminuir y decrecer [2] [3].

Esta situación ya se estudió y por primera vez  en 1972 con el famoso informe “Los Límites del Crecimiento”, patrocinado por el Club de Roma [4]. Muy incrédulas las mayorías en las décadas de los ’70-80 (y la gente del Heartland Institute, hasta ahora) hoy debemos reconocer que el modelo matemático utilizado para el estudio había identificado correctamente las tendencias de la economía mundial. Los resultados del estudio mostraron que la doble carga del agotamiento de los recursos y la contaminación detendría primero el crecimiento económico y luego provocaría su colapso, probablemente en algún momento durante la primera mitad del siglo XXI. Si aplicamos suposiciones muy optimistas sobre la disponibilidad de bienes naturales y el advenimiento de nuevas tecnologías, los cálculos muestran que el colapso podría solo posponerse, pero no evitarse. Varios estudios posteriores al del M.I.T. de 1972 han confirmado los resultados. El colapso es una característica típica de los sistemas que se exceden [5].

El coronavirus en sí, es una perturbación menor, pero el sistema está a punto de colapsar y la epidemia puede desencadenar ese colapso. Recordemos la fragilidad de la economía mundial: casi se derrumbó en 2008 bajo la perturbación relativamente pequeña del colapso de la llamada ‘burbuja inmobiliaria’ (mercado hipotecario de alto riesgo). Fue posible contener el daño gracias al controvertido rescate del Estado a la banca [6]. Pero la fragilidad del sistema se ha mantenido y el coronavirus puede ser una perturbación lapidaria. El colapso de sectores enteros de la economía, como la industria del turismo y la hotelería (más del 10% del producto bruto mundial), ya está en curso y es muy probable que no se pueda evitar su propagación a otros sectores.

La temible pandemia no está controlada, ya lo hemos comprobado. Cada vez que se sueltan las riendas de las cabalgaduras ante la impaciencia por el encierro y por recuperar el ritmo ‘normal de la economía’, aparecen los rebrotes. El futuro se muestra incierto, pero lo que nos debe quedar meridianamente claro es que la economía tradicional ya no puede seguir creciendo.

Si se sigue porfiando con más de lo mismo, como lo estamos viendo, sin querer entender esto que es tan simple como sumar (2+2), el colapso será inevitable.

Fuente de figura:
https://cassandralegacy.blogspot.com/2020/04/collapse-coronavirus-is-not-cause-it-is.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+blogspot%2FXuxAQb+%28+Cassandra%27s+Legacy%29

Referencias:

[1] Cassandra´s legacy blogspot         

[2] https://laventanaciudadana.cl/crecimiento-cero-la-opcion-para-un-mundo-sostenible/

[3] https://www.ecoportal.net/temas-especiales/economia/entrevista_a_manfred_max-neef_economista_chileno/

[4] https://laventanaciudadana.cl/el-club-de-roma-y-los-limites-del-crecimiento/

[5] https://laventanaciudadana.cl/crecimiento-predicciones-y-resultados/

[6] https://www.lamarea.com/2014/07/06/manfred-max-neef-el-rescate-de-los-delincuentes-financieros-es-la-mayor-inmoralidad-de-la-historia-de-la-humanidad/

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl