«Si la justicia existe, tiene   que ser para todos; nadie puede quedar excluido. De lo contrario, ya no sería justicia»

Paul Auster

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Por qué la Ruta Pie de Monte no se debe construir

Carlos Bonifetti Dietert

Ingeniero C. Mecánico UdeC. Ambientalista.

Para comprender por qué una ruta por el pie de monte de la Cordillera de Nahuelbuta no se debe construirpor los perjuicios sociales, a la naturaleza y la disponibilidad de agua y a la vialidad, debemos remitirnos al artículo ¿Qué hacemos con la Naturaleza? [1], que por estos días nos entregó el medio español 15/15/15, y cuyos párrafos iniciales reproducimos acá por su gran pertinencia: 

«¿Qué hacemos con la Naturaleza?

Si algunas culturas del pasado sacralizaron la Naturaleza (Natura, de la voz egipcia Necher, quiere decir Dios), los humanos de hoy la maltratan y explotan, lo que cuestiona nuestro sentido del progreso. El naturalista Alexander von Humboldt ya advertía en 1800 “del mal comportamiento de la Humanidad”, “que perturbaba el orden de la naturaleza”. Mucho después, uno de los referentes de la ecología del siglo XX, Ramón Margalef, denunciaba que el hombre se veía frente a la Naturaleza sentado como un rey, explotándola y dirigiéndola sin formar parte de ella. ¿La razón? Según este biólogo, nos desagrada pensar que nuestra vida se halla unida a otras en un destino común vinculado al de la Tierra, en un complejo mecanismo de ataduras íntimas. Si hace veinte años, el premio Nobel de Química, Paul Crutzen, propuso el término Antropoceno (gr. anthropos, ‘humano’), para nombrar la actual época geológica marcada por la incidencia de la actividad humana en los procesos planetarios, hoy se está usando la voz Idioceno (gr. idiotes ‘de uno mismo’), entendiendo por tal quien con su conducta contribuye al aberrante avance hacia el colapso climático-ambiental. Se quiere denunciar así la irracional época en que vivimos, donde los humanos buscan beneficiarse sin atender al bien común. […]

Los filósofos proponen substituir el antropocentrismo por un ecocentrismo que acoja a la Tierra con todas sus criaturas, caso de Jorge Riechmann (2022) y su apuesta moral de amor compasivo por el entono, que llama simbioética. A su entender, solo así será posible salvar la Tierra habitándola éticamente desde un holismo moral y evolucionar con ella; no en vano, somos “holobiontes en un planeta simbiótico” [1]. Para este profesor, “lo que conduce al colapso no es, en última instancia, el desequilibrio climático o la escasez de energía: es la escasez de amor” y “sólo si somos capaces de poner en marcha un proceso significativo de conversión al amor (biofilia, cuidado, respeto, cooperación, fraternidad y sorosidad) podemos abrigar esperanzas de evitar lo peor de la catástrofe ecosocial que hemos puesto en marcha”.» […]

Para refrendar lo que estoy destacando y que refleja perfectamente lo que discute el artículo referido, basta con ver, ojalá dos o tres veces con intervalos adecuados para comprender mejor y aquilatar su tortuoso contenido, el vídeo de recreación en 3D https://www.youtube.com/watch?v=I9h_Cna6Gyc del diseño que se intenta imponer a rajatabla y a machamartillo -desde las altas esferas de las elites del poder en Chile -no digo del Ministerio de Obras Públicas ni del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, ni tampoco del Gobierno Regional porque son meros ejecutores del mandato de las poderosas elites.

Observen bien los llamados “atraviesos”. Algunos de ellos cruzan a las urbanizaciones que han proliferado en el llano arenoso entre el piedemonte y la costa. Sin embargo, varios y no pocos, conectan ese llano con el monte y sus laderas. ¿No era que esa vía iba a ser un complemento a las inter portuarias entre los puertos de San Vicente, Talcahuano y Lirquén para facilitar la movilidad de los camiones a y desde las industrias forestales de la provincia de Arauco? ¿Entonces para qué son esos aviesos atraviesos, si no para habilitar nuevas urbanizaciones en los cerros hacia el sur de la urbanización Andalué, para desarrollar una Andalué II?, ¿Por qué nunca consideraron la opción de ruta costanera-costera?

Por ahí está es el gato encerrado que siempre tuvo este proyecto vial voceado con ‘engañiflas’ como “para descongestionar la ya colapsada Ruta 160 y terminar con ella los tacos”.

Una vez más debemos denunciar este engaño hacia la población el que me motivó a iniciar una petición de firmas por Change punto org, las que ya tiene más de 8.000 firmas rumbo a la primera meta parcial de 10.000 firmas.

FUENTE DE FIGURAS

De la cabecera: El vídeo citado

Del pie: https://laventanaciudadana.cl/puentes-pie-de-monte-humedales/

REFERENCIAS:

[1]https://www.15-15-15.org/webzine/2024/01/11/que-hacemos-con-la-naturaleza/?unapproved=320055&moderation-hash=3c6676b62bd72c726cf1041882c224e0#comment-320055

[2] https://chng.it/VWhKYwW2CK

[3]https://www.change.org/p/salvemos-los-humedales-y-lagunas-de-la-cordillera-de-nahuelbuta-gabrielboric/u/32309050

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl